Con el móvil puedes hacer bellas estampas. Sí, muchos me dirán que si tengo una gran cámara por qué hago algunas fotos con el móvil (mi iPhone). No siempre llevo la cámara aunque cuido de llevarla muchas veces de viaje, también hay situaciones en las cuales no te da tiempo o espacio a casar la “artillería pesada”. Así que sin menospreciar mi buen equipo Nikon y recordando mis tiempos de niñez con aquella Kodak Instamatic 25 de foto cuadrada y enfoque fijo, tomo mi móvil. Móvil que como poco es muy superior a aquella vieja cámara con la cual me inicié en el mundo de la fotografía.
Este pequeño comentario viene a colación de una pequeña charla que tuve en cierta ocasión donde un servidor afirmaba que para “hacer buenas fotos no es necesario un gran equipo, y que con un gran equipo no es suficiente o aval para hacer buenas fotos”. Frase mía que me sirve de recordatorio cuando tengo el gran equipo en mis manos y que como en esta ocasión, “jugando” en Briviesca y Burgos (de viaje) con el móvil me maravillo y me sorprendo en algunas ocasiones como esta, viendo el resultado, y jugando con algunas opciones como el pseudoHDR que “venden” como HDR real, pero que hace buenos efectos pictóricos. Así que os animo: el ojo del fotógrafo no está en el cristal ni en el objetivo, está en nuestra alma, en nuestro yo, en ti. Tu creatividad. Sal, y disfruta como un creador, un músico, un poeta, un pintor… que no te critiquen por usar el móvil.