No, no hablo de la falacia cuyo nombre comparte, sino del origen de las cosas en este país. Un país empobrecido de ética y de moral. Da igual si uno es creyente o no. Es lo mismo en esta tierra de Caín. Y aquí, en este lado o lodo de Europa.  Lo que fue en la antigüedad un gran país hoy es un maremágnum de caos, corruptelas, de fuga de cerebros, de jóvenes que se van ya no en busca de trabajo, sino de un horizonte claro.
Una península donde la caspa (no casta) política, tenga el tinte que tenga ha considerado, y no sin razón, al pueblo como ignorante y bobo. Bajo falacias -ad nauseam- que repetidas una y otra vez alinean a sus acólitos en una especie de pueblo lobotomizado sin ver más allá de sus anteojos, o de su nariz para quienes no tengan anteojos. ¿Me extraña? No, qué va… Cierto es que lo supieron hacer bien, inocularon “la telebasura, el morbo y el fútbol” y tienen al pueblo ocupado en “sus quehaceres”. Mientras otros estudiaron ingenierías del escapismo y como hacer una offshore.
No me extraña lo que ocurre en un país donde la educación es casi inexistente, donde la educación está en manos del político de turno y cambia como las estaciones del año. Es triste pero la cultura se menosprecia a favor de la televisión basura.
Un país donde menos se lee. Donde hay más fracaso escolar, dónde las universidades se están encareciendo, donde se han recortado presupuestos en educación. Donde no se fomentan los programas culturales en televisión. Y es que en el fondo, eso es lo que desea el clásico político casposo de este país.
La gente aprende antes a criticar y envidiar al prójimo que a superarse a si mismo con autocrítica, y valorar lo que tiene.
Esto es un país donde funciona más la tripa que el cerebro. Tierra de Caín donde la solidaridad y la unión social en pro de un bien común no existe. Tierra de Caín donde como tristes borregos que se dirigen por el callejón del matadero hacia su final destino.
Y amigos míos, si hablamos de la ética, sí, ética. Qué opinan de un país donde rufianes, bandoleros y pícaros son vistos en “primetime” en los canales de televisión. Esos villanos que los alienados ven como héroes, modelos, y morbo ante una sociedad que en su interior, algunos borregos, piensan que son ejemplares. Es esperpéntico, es Made in Spain.
Así que como comencé este artículo, lo acabaré diciendo en latín… Post hoc ergo propter hoc, a consecuencia de esto, vienen estos lodos.

© Pedro Uribarri. 2016

freedomFoto: ©Pedro Uribarri. 2014. Title: Freedom