X100SNo voy a hacer un artículo sobre las características de esta cámara, hay muchos en la red y mejor hechos de lo que yo humildemente pudiera hacer. Sobre la sensación, la primera toma de contacto lo que voy a compartir con vosotros, y por supuesto de una opinión personal y subjetiva con notas objetivas.
He tenido muchas cámaras a lo largo de mi vida, desde compactas simples hasta las réflex más complejas, pero me centraré en la diferencia que marca entre mi Nikon D7000 y mi nueva Fuji X100S (una compact pro).
Acostumbrado a llevar mi equipo al completo, Nikon, teles, zooms, objetivos fijos, macro, el Metz…, entre otros gadgets en mi mochila, llevar ahora una simple X100S en una cómoda bolsa que la adoso a mi cinturón es a priori una sensación de vacío, me pregunto ¿pero llevo la cámara?
El origen de la compra viene de la necesidad de tener otra cámara especial para viajes y lo que se denomina Street Photo. Y con el potencial de una réflex. En lo demás, naturaleza, animales salvajes, estudio, conciertos musicales, seguiré con mi Nikon.
Para mi disfrutar de la fotografía es trabajar con ella en modo manual, fácilmente como en las antiguas analógicas de carrete.
Ante ese vacío me debatía entre las compactas de Leica o las de Fuji. Descarte Canon y mi fiel marca Nikon porque no las veo a la altura de las otras en el mundo de las compactas profesionales. Al final me decido por Fuji, entre una X30 o una X100S con focal fija, y… compré la X100S en U.K. una decisión que no me arrepiento.
Mi primera impresión, cámara en mano, es la liviandad y el tamaño que se percibe. No se parece para nada a mi Nikon soportando los pesados objetivos. Sus botones están situados cómodamente y sobre todo es discreta.
Para mi disfrutar de la fotografía es trabajar con ella en modo manual, fácilmente como en las antiguas analógicas de carrete. Diafragma en el anillo del objetivo junto al enfoque manual. Velocidad en un dial superior, y por supuesto un menú completo y accesible.
No diré que el menú sea sencillo para una persona no iniciada a la fotografía, pero es evidente que esta cámara no está hecha para todo el mundo. Una focal fija a la vez que limita el encuadre a un amateur, da la libertad de creatividad al fotógrafo.
Acercarte físicamente al objeto a fotografiar te da una sensación diferente a la de jugar con un zoom. Un 23mm (eq. a un 35mm analógico) que si bien para algunos es corto y prefieren más gran angular, a mi me parece perfecto para la fotografía urbanita, de viajes, paisajes, arquitectura e incluso retrato.
Treinta días tardé en recibir la cámara y tras la larga espera me creo premiado en mis dos primeras salidas por Bilbao, una ciudad que cada día es más cosmopolita y cultural.
Discreción, me encanta. Casi nadie se da cuenta de que la llevas encima, en una mano, o colgada, la cámara está lista para que tu la uses. Cuanto la tienes en la mano la primera sensación que recibes es su construcción. Una cámara sólida, donde se nota la calidad de sus componentes y en ello va el peso. Materiales como el aluminio en casi toda su construcción te aleja ese fantasma de máquina plástica y se iguala con las grandes SLR en cuanto a su calidad.
La siguiente sensación extraña es cuando la coges para fotografiar, la ausencia de un grip te da una sensación de que se te va a caer de la mano. Y la costumbre de sostener el objetivo en las SLR, hace que en esta compacta tu mano izquierda se note ligeramente perdida. Una vez superada esa fase, te percatas de que es fácil su manejo aun a expensas de la falta de un grip.
Es una cámara que puedes usarla como telemétrica híbrida desde su visor, como con su visor electrónico desde el mismo. Tan solo usando la pequeña palanca cambias de un modo a otro. Ambos me parecen perfectos, es cuestión de gustos o de momentos, el usar uno o el otro.

X100S2

Para quién disfrute de lo manual, y entienda de fotografía es ideal, le hará salir a la calle y sacar fotos. Le hará sentir y vivir la fotografía.
Yo la pedí en plata y me comunicaron de que no había en ese momento, así que compré la versión negra, de lo cual no me arrepiento pues me parece más discreta para el Street Photo que la plata, de un aspecto más retro y llamativo.
Resumiendo, en mi primera impresión callejeando con ella, me parece una cámara que no es para todo el mundo. Seamos sinceros. Para quién disfrute de lo manual, y entienda de fotografía es ideal, le hará salir a la calle y sacar fotos. Le hará sentir y vivir la fotografía. En cuanto a su calidad de lente e imagen, nada que envidiar a una réflex SLR profesional. Buena calidad tanto en RAW como en JPG.
Como segundo cuerpo, ideal. Como primer cuerpo para determinados sitios, viajes o momentos de la vida, es muy recomendable.
Ah, por cierto, esta es la bolsa de lona que compré para la cámara y que le va como un guante. De National Geographic NG1153…

x1000snag

NG1153